La polémica del encuentro en Balaídos: el árbitro pita cesión en el área del Granada