Piqué pasa de sus compañeros, rompe el vestuario del Barcelona y crea malestar por anteponer sus intereses personales