El pique entre los banquillos del Barcelona y Getafe: "Venga hombre, cállate ya"