Las palabras de Ancelotti que no gustarán al barcelonismo: "No es un rival directo"