Bartomeu solo tiene un mensaje para el padre de Messi: renovación por dos años o 700 millones