El Oviedo-Sporting no para de calentarse: la afición visitante no viajará y los sportinguistas echan humo