Los problemas del vestuario del Barça con Sarabia: exceso de protagonismo, manda demasiado y habla de más