Messi entra en su último día como jugador del Barcelona: la renovación no corre peligro, pero tardará en llegar