El vestuario del Barça accedió a la salida de Valverde porque creía que el sustituto iba a ser Xavi