Messi desconfiaba del proyecto deportivo del Barcelona y se lo hizo saber a Laporta