Messi no coge el teléfono a Bartomeu: el delantero no quiere ningún cara a cara más con el presidente