El Barcelona tiene que vender a Griezmann para poder inscribir a Messi en la Liga