El vestuario del Barcelona sostiene que cumplieron con los protocolos de Sanidad en la conjura en casa de Messi