La mano dura de Raúl que gusta a Florentino Pérez: tiene prohibido todo tipo de lujos a sus jugadores