El Real Madrid solo tiene una misión: echar a Bale cuanto antes