El Madrid tiene un problema con los extracomunitarios: Vinicus, Rodrigo, Militao o Bale, solo tres plazas para cuatro jugadores