Giménez es puro sentimiento rojiblanco: sus lágrimas de impotencia tras el empate ante el Betis