Koeman, cazado hablando por teléfono en la grada tras su expulsión ante el Granada