Koeman no acaba de verlo claro y terminó desesperado en el banquillo: "Al final hemos sufrido un poco"