Koeman llama a la calma y no quiere hablar de doblete: "Esto cambia rapidísimo. Hace tiempo fuimos malos, no había nada bueno"