El Barça no puede echar a Koeman aunque quiera hasta la llegada del nuevo presidente: el vestuario se divide

El Barça no puede echar a Koeman aunque quiera hasta la llegada del nuevo presidente: el vestuario se divide