Koeman se despidió del vestuario del Barcelona con una charla de cinco minutos: "Adiós"