Koeman monta un esperpento: lee un papel, no acepta preguntas y se va: "No podemos esperar milagros"