Koeman comienza su segunda temporada al frente del Barça con el caso Messi sin resolver