Laporta frenó los impulsos de varios directivos del Barcelona para no destituir ya a Koeman