Los jugadores del Real Madrid han decidido no aceptar la rebaja de sueldo pero seguirán negociando