Los jugadores del Barcelona están convencidos de que pueden ganar la Liga