Las dos jugadas polémicas que han encendido a los béticos: "Siempre la misma historia"