El juego fuera de casa, la asignatura pendiente del Barça para esta campaña