"Se juega como se entrena": la filosofía de Koeman que ya está dando sus frutos