Así fue la invasión de campo en Las Palmas, el final de locura y la bronca tras el partido