El barcelonismo encuentra nuevo enemigo: Vinicius, pitado e insultado en el Camp Nou, no se achantó