Eibar y Almería, al pozo de segunda tras rozar el milagro de la permanencia