Lo que supone jugar a las 12