Griezmann no acepta las explicaciones de Setién y cree que es la víctima fácil de los tres de arriba