El gran dilema de Zidane: apostar por un once lleno de jóvenes o por la veteranía