¡Qué genialidad de Hemed! Control, toca con la cabeza… ¡y sombrero a dos rivales!