Las dos caras del Madrid se vieron ante el Levante: de ser un equipo unido, al desorden