La desesperación del Barça encarnada en Piqué y Busquets: su discusión en el campo