El derbi sevillano, más caliente que nunca