Con el derbi, Sevilla tiene un color especial