El debut de Depay con el Barcelona deja buen sabor de boca: participativo, desbordando y con hambre de gol