Un solo contrato, dos interpretaciones distintas y una cláusula de 700 millones de por medio: el acuerdo de Messi con el Barça del que todo el mundo habla