Comienza la era Koeman con pocas caras nuevas y con Can Barça revolucionado