La clave para resolver la salida de Griezmann está en el sueldo: el francés tendrá que rebajárselo si quiere volver al Atleti