Un gato negro saltó al césped del Camp Nou y ningún jugador lo cogió por ¿superstición?