El doble mensaje de Bartomeu: contundente sobre el futuro de Messi pero no tan claro con Setién