El Barça sigue sin hacer autocrítica pese a su pobre imagen: "No se puede pedir más"