La auditoría de Laporta estima 350 millones en pérdidas contando la renovación de Messi y un solo fichaje galáctico