El árbitro del Sevilla-Granada pitó el final y volvió a reanudar el partido tras darse cuenta que faltaba un minuto del tiempo añadido